Quatrerocs

Correr es nuestra pasión

Qué comer si eres un runner

Seguramente, si te gusta correr y eres un runner, no estarás contando las calorías de lo que comes y podrás darte el lujo de comer lo que quieras, sin subir de peso. Pero tienes que ser consciente de que tu alimentación influye en tu rendimiento físico y en la energía que tienes. Además de influir en tu salud y en las posibilidades que tienes de padecer una enfermedad.

Nadie es inmune a los efectos secundarios de una mala alimentación.

Qué comer si eres un runner

No estamos diciendo que necesites una dieta restrictiva, con cantidades insostenibles de comida, cambios drásticos en los hábitos y un rechazo inmediato de cualquier alimento que se pueda considerar poco saludable. Eso no es una solución a largo plazo para nadie.

En lugar de un régimen restrictivo, hay que desarrollar una nueva mentalidad sobre los alimentos. La comida es deliciosa, y debe ser un placer, pero hay que seguir unas sencillas reglas al decidir qué y cuándo comer.

Sigue estos 5 principios para saber como alimentarte si eres un runner.

  1. Llena tu despensa con comida real. Real significa mínimamente procesada, como carnes de alta calidad (local, orgánica, o alimentada solo con pastos si es posible), frutas, verduras, legumbres, nueces, arroz integral, quinoa, o las recetas que hay en esta web todobrocoli.cometc. Antes de esto, deshazte de toda la comida procesada y poco saludable.
  2. No seas un fanático, sáltate las normas de vez en cuando. La perfección puede ser un enemigo. Si sabes que una vez te lo puedes saltar, no tendrás esa angustia de querer y no poder. La dieta puede ser más flexible después de carreras largas o entrenamientos duros. En esos momentos, tu cuerpo ansía calorías y carbohidratos, una buena hamburguesa con queso, patatas fritas o una pizza son permitidos.
  3. Reduce tu ingesta de azúcar. Se consciente de que tipo de hidratos de carbono te proporcionan el mejor combustible antes de una carrera o entrenamiento, pero diariamente no es necesario que consumas tanto azúcar. No necesitas una bebida isotónica después de una caminata fácil, ni un plato de espaguetis cuando no vas a correr.
  4. Hazte amigo de las verduras. Son muy pobres en calorías, suelen tener muy poco azúcar y están repletas de vitaminas y minerales. Por lo menos, debes tomar dos porciones al día.
  5. Disfruta de la comida. Prueba cosas nuevas, cocina de maneras diferentes, utiliza nuevas especias, asa en el horno en vez de saltear, introduce las semillas en tu dieta, etc. No dejes que los mismos 4 platos de siempre te amarguen la comida.

Menú para una maratón

Desayuno:

  • Plátano, café con leche, dos huevos revueltos con queso y verduras mixtas

Media mañana:

Comida:

  • Ensalada espinacas con queso, pepino, cebolla rallada y zanahoria
  • Filetes de pechuga de pollo con verduras salteadas en aceite de oliva

Merienda:

  • Queso fresco
  • 1 manzana
  • Unas onzas de chocolate negro con almendras

Cena:

  • Chips con guacomole o pita y hummus
  • Berenjenas al horno con aceite de oliva, espárragos a la plancha y carne a la plancha
  • 1 bola de helado

En el caso de que seas intolerante a la lactosa o al gluten, puedes adaptar los alimentos.